Análisis Real Decreto 265/2021 de vehículos al final de su vida útil

El pasado 14 de abril de 2021 de publicó en el BOE el Real Decreto 265/2021 sobre los vehículos al final de su vida útil y por el que se modifica el Reglamento General de Vehículos, aprobado por el Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre.

Entra en vigor al día siguiente de su publicación y deroga el Real Decreto 20/2017, que regulaba esta materia hasta ahora. Además, incorpora y actualiza en el mismo texto los contenidos de la Orden INT/624/2008 por la que se regula la baja electrónica de los vehículos descontaminados al final de su vida útil, que también queda derogado.

En este nuevo texto, se incorpora a nuestro ordenamiento la revisión de 2018 de la directiva europea aplicable en esta materia, alineándose con los objetivos del Pacto Verde Europeo en el impulso a la economía circular.

Además, se produce una modificación del Reglamento General de Vehículos.

A continuación, se describen los principales cambios y aspectos regulados por este texto:

Ámbito de aplicación

Se amplía el ámbito de aplicación de la norma. La definición de VEHÍCULO queda ampliada. Lo que antes se entendía como vehículo, ahora se incluye en la definición de automóvil. De este modo, ahora este Real Decreto aplica a cualquier vehículo susceptible de ser matriculado en la DGT, y no sólo exclusivamente a determinados vehículos destinados al transporte de personas o mercancías.

De este modo, se pueden diferenciar en la norma, aquellos preceptos que resultan aplicables a todos los vehículos, de aquellos que afectan únicamente a los automóviles al derivar directamente de la Directiva 2000/53/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de septiembre de 2000.

Certificado de destrucción y certificado de tratamiento medioambiental

Los vehículos afectados por el Real Decreto 20/2017, debían obtener el Certificado de Destrucción”. En el caso de bajas definitivas de vehículos no incluidos en el ámbito de aplicación de este Real Decreto, tales como ciclomotores, vehículos pesados, vehículos especiales, etc. el CAT (Centro Autorizado de Tratamiento) debía emitir un Certificado de Tratamiento Medioambiental. En este nuevo texto se agrupan ambos certificados.

En concreto se especifica que cuando se trate de automóviles, el CAT expedirá el certificado de destrucción y, para el resto de vehículos, el CAT expedirá el certificado de tratamiento medioambiental, especificando un modelo y contenidos mínimo, quedando el CAT obligado al tratamiento del vehículo de conformidad con el nuevo Real Decreto y cualquier otra normativa que le sea aplicable.

Fomento de la economía circular

Para que un vehículo o un automóvil al final de su vida útil sea considerado un residuo, no sólo tiene que haber emitido un CAT el certificado de destrucción o el certificado de tratamiento medioambiental del vehículo, sino que el nuevo texto especifica que el vehículo se debe hallar en el recinto del CAT que ha emitido el certificado de destrucción o el certificado de tratamiento medioambiental del vehículo.

Se hace referencia a la finalización de la condición de residuo de los componentes, partes o piezas extraídas del vehículo una vez finalizado el proceso definido en la parte A y B del anexo V, y obtenido el certificado mencionado en la parte C del mismo anexo. Así mismo, en la disposición adicional primera se concreta que, una vez obtenido este certificado, los traslados de éstas dejarán de estar sometidas a los requisitos de la normativa sobre traslado de residuos (Real Decreto 553/2020).

Por tanto, los componentes, partes o piezas preparados para reutilización deberán ir siempre acompañados del certificado del CAT que los haya preparado para su reutilización.

El texto establece un modelo para este certificado, cuyo contenido podrá ir incluido directamente en la factura correspondiente emitida en el proceso de la venta. Es más, si las piezas no disponen de dicho certificado, o no dispone de la información correcta, los componentes, partes o piezas serán considerados residuos y habrán de gestionarse como tales.

Incorporación del procedimiento de baja electrónica de vehículos

El texto contiene el procedimiento para la realización de la baja electrónica de vehículos descontaminados, antes regulado por la Orden INT/624/2008, que queda derogada.

Entrega de vehículos fuera de uso

Se precisan los trámites de entrega de vehículos al CAT. El titular del vehículo no sólo tiene la obligación de entregar un vehículo a un CAT, sino que el nuevo texto especifica que está obligado a acreditar que su destino final ha sido un CAT, aunque lo haya entregado a una instalación de recepción.

Consideraciones para los CAT

  • Quedan mejor recogidos los plazos de conservación de documentación para los CAT así como las obligaciones de comunicación a otros organismos de la siguiente manera:
  • Conservación: durante al menos tres años.
  • Envío:
    • A cualquier órgano ambiental que lo solicite, con la periodicidad que requiera.
    • A la Jefatura de Tráfico correspondiente, con la periodicidad que ésta establezca.
    • Al titular del vehículo o en su caso a la instalación de recepción en el momento de la realización del traspaso del vehículo.
  • Dentro de las condiciones que deben reunir las instalaciones y las operaciones de tratamiento, se añade un nuevo apartado que especifica que, para la adecuada manipulación de los vehículos eléctricos e híbridos y para la extracción de las baterías de los mismos, los profesionales de los CAT que operan con estos residuos deberán disponer de la cualificación necesaria conforme a lo estipulado en el anexo VI.
  • Disponer de un título de formación profesional que otorgue competencias en instalación, montaje o mantenimiento de instalaciones, líneas eléctricas o electricidad del vehículo o titulación equivalente,
  • O poseer una certificación otorgada por entidad acreditada para la certificación de personas.
  • Los CAT, las instalaciones de fragmentación y posfragmentación y todas las instalaciones en las que se realicen operaciones de tratamiento de vehículos al final de su vida útil deberán disponer de una autorización de las previstas en la Ley 22/2011, de 28 de julio, y cumplirán los requisitos técnicos que les resulten de aplicación del anexo II. En este nuevo texto se matizan algunos requisitos, permaneciendo prácticamente invariables con respecto al texto anterior.
  • Los códigos LER-VEH incluidos en el anexo VIII se utilizarán en las autorizaciones, en el archivo cronológico y en las memorias de los gestores, así como en las obligaciones de información e identificación. Se concede un plazo de seis meses a los CAT para la comunicación a las autoridades competentes en materia de residuos la incorporación de los códigos LER establecidos en el anexo.
  • Se producen cambios en las obligaciones de información a la administración, precisando la información que podría requerir el órgano ambiental a un centro a efectos de comprobar los datos comunicados. Por ejemplo, pudría solicitar los certificados correspondientes a la gestión de neumáticos, información relativa al cumplimiento de objetivos, o documentos de traslado de residuos. En lo que respecta a plazos de entrega de las memorias anuales, quedan modificados así:
  • Titulares de CAT, instalaciones de fragmentación y posfragmentación: antes del 1 de mayo con los datos del año natural anterior. (antes 1 de abril)
  • Sistemas de responsabilidad ampliada de productor: antes del 30 de junio con los datos del año natural anterior. (antes 1 de junio)
  • CCAA: antes del 1 de octubre de cada año. (antes 1 de agosto)

GLOBAL O2 presta servicios de asistencia técnica y consultoría en materia de medio ambiente y sostenibilidad con el objetivo de personalizar cada solución a las necesidades de cada cliente. Algunas de nuestras principales soluciones en medio ambiente, sostenibilidad y ESG son:

Autor: GLOBAL O2, S.L.

Prohibida su reproducción total o parcial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *